Usted está aquí

Todos nacemos con unas determinadas potencialidades. Que las capacidades se desarrollen en mayor o menor grado depende, sobre todo, de los estímulos que el niño o la niña reciba, tanto de los adultos como de su entorno. Los adultos aprendemos cosas, aprendemos nuevas habilidades, pero las aprendemos utilizando las conexiones neuronales que ya se establecieron en la infancia. Esta explicación permite comprender mejor los efectos positivos de la estimulación infantil sobre el desarrollo del cerebro del niño o la niña y nuestra misión. Es por ello que basamos el trabajo que realizamos con los alumnos de Educación Infantil en la estimulación precisa para conformar adecuadamente su sistema nervioso; gracias, principalmente, a la gran plasticidad neuronal que poseen. En estos primeros años trabajamos la progresiva adquisición de funciones como el control postural, la autonomía de desplazamiento, la comunicación, el lenguaje verbal y la interacción social.

Los primeros años de la vida del niño, desde el nacimiento hasta los 6/7 años de edad, ponen los cimientos para un crecimiento saludable y armonioso. Se trata de un período marcado por un rápido crecimiento y por cambios que se ven influenciados por su entorno. Estas influencias pueden ser positivas o negativas, determinando, en gran medida, cómo será ese niño de mayor. El cuidado y la educación de los niños pequeños, mediante una acción integrada adecuada, se convierte en nuestra pasión y objeto de nuestro trabajo.

A partir de los 3 años empleamos el inglés como lengua vehicular durante 9 horas semanales, existiendo una profesora de referencia con la más alta cualificación. En el resto de las horas escolares y durante todo el ciclo de Educación Infantil, la lengua que empleamos de comunicación en el aula es el EUSKARA.

Nuestra metodología gira en torno a programas propios de Estimulación Temprana, centrados en todas y cada una de las áreas de aprendizaje. Nuestro profesorado guía el aprendizaje del alumnado hacia el desarrollo pleno de sus capacidades, en un entorno afectivo y lúdico. Favorecemos el desarrollo cognitivo de los niños a través del aprendizaje basado en proyectos, la iniciación al Ajedrez, la Robótica (Lego)... De igual modo, trabajamos el reconocimiento y la gestión de las emociones a través del programa de educación emocional RULER.

Nuestros resultados muestran niños más seguros, más curiosos y despiertos, más inteligentes y, en definitiva, niños más felices.