Usted está aquí

Un niño que tiene más facilidad para las matemáticas no es necesariamente más inteligente que uno que sea más creativo para las artes. Simplemente tienen diferentes tipos de inteligencias.

La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue ideada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner alejándose de la idea de una inteligencia única. Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia.

Inteligencias múltiples: 8 tipos de inteligencia:

  1. Inteligencia lingüística
    La inteligencia lingüística no solo hace referencia a la habilidad para la comunicación oral, sino a otras formas de comunicarse como la escritura, la gestualidad, etc.

    Quienes mejor dominan esta capacidad de comunicar tienen una inteligencia lingüística superior. Profesiones en las cuales destaca este tipo de inteligencia podrían ser políticos, escritores, poetas, periodistas…

  2. Inteligencia lógico-matemática:
    Durante mucho tiempo la inteligencia lógico-matemática se ha empleado como baremo para detectar lo inteligente que es una persona.

    Como su propio nombre indica, este tipo de inteligencia se vincula a la capacidad para el razonamiento lógico y la resolución de problemas matemáticos. La rapidez para solucionar este tipo de problemas es el indicador que determina cuánta inteligencia lógico-matemática se tiene.

    Los célebres test de cociente intelectual (IQ) se fundamentan en este tipo de inteligencia y, en menor medida, en la inteligencia lingüística. Los científicos, economistas, académicos, ingenieros y matemáticos suelen destacar en esta clase de inteligencia.

  3. Inteligencia espacial:
    La habilidad para poder observar el mundo y los objetos desde diferentes perspectivas está relacionada con este tipo de inteligencia, en la que destacan los ajedrecistas y los profesionales de las artes visuales (pintores, diseñadores, escultores…).

    Las personas que destacan en este tipo de inteligencia suelen tener capacidades que les permiten idear imágenes mentales, dibujar y detectar detalles, además de un sentido personal por la estética. En esta inteligencia encontramos pintores, 

  4. Inteligencia musical:
    La música es un arte universal. Todas las culturas tienen algún tipo de música. Algunas zonas del cerebro ejecutan funciones vinculadas con la interpretación y composición de música. Como cualquier otro tipo de inteligencia, puede entrenarse y perfeccionarse.

    Las personas que destacan en este tipo de inteligencia son aquellas capaces de tocar instrumentos, leer y componer piezas musicales con facilidad.

  5. Inteligencia corporal y kinestésica:
    Las habilidades corporales y motrices que se requieren para manejar herramientas o para expresar ciertas emociones representan un aspecto esencial en el desarrollo de todas las culturas de la historia.

    La habilidad para usar herramientas es considerada inteligencia corporal cinestésica. También se utiliza la inteligencia corporal para expresar sentimientos mediante el cuerpo.

    Son especialmente brillantes en este tipo de inteligencia bailarines, actores, deportistas, y hasta cirujanos y creadores plásticos, pues todos ellos tienen que emplear de manera racional sus habilidades físicas.

  6. Inteligencia intrapersonal:
    La inteligencia intrapersonal es la que nos faculta para comprender y controlar el ámbito interno de uno mismo. 

    Las personas que destacan en la inteligencia intrapersonal son capaces de acceder a sus sentimientos y emociones y reflexionar sobre éstos. Esta inteligencia también les permite ahondar en su introspección y entender las razones por las cuales uno es de la manera que es.

  7. Inteligencia interpersonal:
    La inteligencia interpersonal nos faculta para poder advertir cosas de las otras personas más allá de lo que nuestros sentidos logran captar. Se trata de una inteligencia que permite interpretar las palabras o gestos, o los objetivos y metas de cada discurso. La inteligencia interpersonal evalúa la capacidad para empatizar con las demás personas.
    Es una inteligencia muy valiosa para las personas que trabajan con grupos numerosos. Su habilidad para detectar y entender las circunstancias y problemas de los demás resulta más sencillo si se posee (y se desarrolla) la inteligencia interpersonal. Profesores, psicólogos, terapeutas, abogados y pedagogos son perfiles que suelen puntuar muy alto en este tipo de inteligencia.
  8. Inteligencia naturalista:

    1. Fomenta el aprender a aprender. Los alumnos construyen su propio conocimiento a través de la interacción con sus compañeros y la búsqueda de soluciones.

    2. Genera interdependencia positiva. Todos dependen de todos, y tienen un objetivo común que los lleva a apoyarse los unos a los otros y a valorar el trabajo de los demás.

    3. Refuerza la autonomía individual. Cada alumno se responsabiliza de una tarea y contribuye con ella a alcanzar un objetivo común.

    4. Promueve valores como la responsabilidad, la comunicación, la solidaridad y el trabajo en equipo.

    5. Mejora las relaciones interpersonales y las habilidades sociales, en tanto que los alumnos se comunican con compañeros muy diversos.

    6. Hace que los estudiantes procesen la información conjuntamente y aprendan de ello.

    7. Facilita la atención a la diversidad. Los alumnos se convierten en profesores de sus propios compañeros al compartir sus conocimientos en búsqueda del objetivo común.

    8. Aumenta la autoestima de los alumnos.

    9. Desarrolla la capacidad de autocrítica de los estudiantes, al obligarles a autoevaluarse.

    10. Motiva a los alumnos, despierta su interés e implicación, y genera una experiencia.