Usted está aquí

Con el fin de establecer un mayor número de conexiones neuronales en el cerebro de los niños de 0 a 6 años, necesarias para el aprendizaje, desarrollamos el método de Glenn Doman, realizando pasaciones de bits de inteligencia (enciclopédicos, matemáticos y de lectoescritura), así como sesiones de ejercicios de arrastre, gateo, braquiación, salto y equilibrio (Programa de Desarrollo Básico

Diariamente, a las 9:00 de la mañana, antes de entrar a las aulas, durante dos minutos, realizamos con todos los alumnos de Primaria una coreografía musical con el fin de realizar la activación neuronal adecuada que les facilite la posterior adquisición de contenidos.

Desarrollamos, además, el Programa HERVAT, que consiste en la realización diaria de ejercicios de hidratación, equilibrio, respiración, visión, audición y tacto. El objetivo es conseguir un estado óptimo del organismo que favorezca la atención y el interés de los alumnos y, consecuentemente, su aprendizaje. Se trata de estimular procesos neurológicos, mediante ejercicios sencillos acordes al funcionamiento cerebral, con el fin de conseguir que los alumnos aumenten estados atencionales inmediatamente anteriores al aprendizaje escolar. Estos ejercicios los realizamos con los alumnos a partir de los tres años al inicio de cada clase durante los primeros cinco minutos. Con ello conseguimos mejorar los procesos fisiológicos y adaptarlos al medio escolar de forma que permitan un estado biológico estable del organismo. Alcanzamos un desarrollo sensorioperceptivo adecuado a las funciones propias del entorno escolar. Organizamos escolarmente un sistema neuropedagógico para mejorar el aprendizaje de habilidades, contenidos y funciones cognitivas complejas. Creamos un clima estable de estimulación perceptiva emocional positiva permanente.

Seguimos un plan de disminución de la Contaminación Acústica acondicionando los suelos de las aulas de Educación Infantil y Educación Primaria con materiales que absorben el ruido en un porcentaje muy elevado. De modo especial tenemos acondicionado el Comedor escolar, habiendo realizado la intervención en suelo y techo. Los indicadores de mejora en los alumnos, en cuanto a estabilidad emocional, mejora de la convivencia y mejora en la disposición al aprendizaje, nos resultan muy evidentes. 

Disponemos, también, de un sistema de RENOVACIÓN DE AIRE para las aulas de Educación Secundaria, de modo que durante todas las clases el aire del aula está enriquecido en oxígeno y la disposición del alumno al aprendizaje es óptima. Así mismo, este sistema de renovación de aire cuenta también con filtros HEPA con la suficiente capacidad para la neutralización de virus y bacterias, entre ellos el virus SARS-CoV-2, origen de la enfermedad COVID-19.

 

SALA SNOEZELEN

Disponemos de una SALA SNOEZELEN para el desarrollo sensorial y aumento del bienestar de los alumnos (nueva instalación, sala inteligente, altamente equipada, climatización y renovación del aire, profesorado formado en la metodología Snoezelen...) Trabajamos en sesiones programadas individuales con los alumnos a partir de los 0 años.
 

¿Qué es una Sala Snoezelen?

A finales de la década de 1970, dos terapeutas holandeses, Jan Hulsegge y Ad Verheul, experimentaron con una carpa sensorial en el Instituto De Hartenburg. El objetivo era aumentar el disfrute y la experiencia sensorial de las personas con discapacidades intelectuales. El resultado fue muy positivo. El término Snoezelen® fue acuñado poco después, que es una contracción de los verbos holandeses “snuffelen” (buscar y explorar) y “doezelen” (relajarse).

Lo que alguna vez fue una terapia dirigida a personas con discapacidades intelectuales ahora es común en escuelas, hospitales, centros de atención a largo plazo, unidades de atención de demencia, centros de salud mental y centros de rehabilitación.
Snoezelen puede ayudar al aprendizaje / desarrollo, ayudar a relajar a una persona alterada o estimular y elevar los niveles de alerta de alguien que tiene trastornos del procesamiento sensorial. Está ayudando a mejorar la calidad de vida de miles de personas en todo el mundo.


Snoezelen para los primeros años

Desde el momento en que nos despertamos, experimentamos continuamente una gran variedad de información sensorial del mundo que nos rodea: audible, visual, táctil, olfativo, gustativo, vestibular y propioceptivo, así como interoceptivo. Tenemos que aprender a reaccionar ante los diferentes estímulos. La forma en que elijamos responder dependerá de nuestras experiencias anteriores con estos estímulos.

El juego sensorial no solo es divertido, sino que es una parte fundamental del desarrollo humano temprano. Cuanta más exposición a los estímulos, más establecidas estarán las vías neuronales en el cerebro y nuestra respuesta a menudo se volverá más eficiente. Necesitamos aprender qué hacer si olemos a fuego, si algo está demasiado caliente o demasiado frío, cómo autogestionarnos de acuerdo con los estímulos que se nos presentan en la vida cotidiana.
 

Snoezelen para el autismo

Los entornos multisensoriales de Snoezelen proporcionan las herramientas y un entorno adecuado, graduable y seguro en el que los profesionales de la salud y la asistencia social pueden realizar evaluaciones e intervenciones. Cuando se trata de apoyar y cuidar a las personas con autismo, el entorno físico es un componente vital de cualquier plan de tratamiento. Cuando necesitamos tener en cuenta la sensibilidad sensorial de un individuo, la iluminación, los niveles de ruido y el color de las paredes y el mobiliario, una sala sensorial Snoezelen es ideal.
 

Beneficios

Los beneficios de Snoezelen son muchos. Snoezelen es un enfoque de la estimulación sensorial en el que damos importancia al bienestar y la relajación. Además, siendo un entorno tan placentero y seguro, surgen nuevos aprendizajes, mejoras y nuevas emociones.
Snoezelen es una práctica contrastada científicamente. Se han hecho multitud de estudios de investigación en los que se ha determinado que:

  • Mejora las conexiones neuronales
  • Aumenta los estados de relajación (en variedad y calidad)
  • Mejora la relación con la persona cuidadora
  • Disminuye los episodios de agresividad y de alto estrés
  • Mejora el estilo comunicativo
  • Mejora el estado de ánimo
  • Conecta con la realidad